Tenet: todo sobre la intrigante película de Nolan que quiere impulsar el cine tras el confinamiento

Tenet: todo lo que se sabe sobre la intrigante película de Nolan que quiere impulsar el cine tras el confinamiento

Con el propio Nolan empecinado en estrenar su cinta sin retrasos a pesar de los problemas de la COVID-19, todas las productoras están pendientes de ella. Será el faro de los grandes estrenos. Y todo con una trama de la que se sabe prácticamente nada y llena de teorías.

El sector del cine ha sido uno de los más afectados por la pandemia de la COVID-19. Con decenas de estrenos retrasados, y otros planeados que han saltado directamente a alquiler o plataformas de streaming, cuesta pensar cómo la vuelta a la llamada ‘nueva normalidad’ afectará a las salas. En este contexto, Tenet, la intrigante nueva película de Christopher Nolan protagonizada por John David Washington y Robert Pattinson, parece que se ha quedado con la bandera de pulsar a los cinéfilos cuando los cines vayan reabriendo, aunque sea con mascarillas, butacas vacías y, en definitiva, a medio gas.

Que Tenet se haya quedado con este rango de cabeza de carrera no es menor, y viene precedido por la convicción de su propio director. El creador de Memento, Inception (Origen), Interstellar o Dunkerque parece decidido a dos cosas: la primera, que su cinta pase por la gran pantalla sí o sí; y la segunda, que lo haga sin retrasos a pesar del clima actual.

Tenet sigue teniendo su estreno planeado para el próximo 17 de julio, abriendo el ya nuevo calendario de ‘blockbusters’ de verano que se ha visto modificado con los retrasos, entre otras muchas, de Black Widow de Marvel/Disney o Wonder Woman 1984, también de Warner.

En las siguientes líneas exploramos qué puede suponer esta estrategia para la nueva cinta de Nolan y la industria del cine en general, y recopilar lo que se sabe sobre la trama de una de las películas que se ha protegido con más recelo de los últimos años.

Tenet quiere ser la cinta que recordemos tras la pandemia

La ‘cabezonería’ de Nolan a la hora de no retrasar su película viene de algunos meses atrás. En marzo, el director escribía en una columna en The Washington Post la importancia que para él tenía que el cine fuera uno de los baluartes de recuperación de la normalidad en la sociedad.

“La mayor parte de la pérdida a corto plazo (para la economía y el cine) es recuperable. Cuando la crisis pase, la necesidad de un compromiso humano colectivo, la necesidad de vivir, amar, reírse y llorar juntos será más poderosa que nunca. La combinación del confinamiento y la promesa de nuevas películas podría estimular economías locales y contribuir con millones a nuestra economía. No se lo debemos solamente a los 150.000 trabajadores de nuestra gran industria, nos lo debemos a nosotros. Necesitamos lo que las películas pueden ofrecernos más que nunca”.

Tras estas palabras en forma de oda al cine, que desde luego no deberíamos pensar que no sean honestas, también aparece una realidad mucho más palpable. En primer lugar, Tenet ha generado desde sus primeras informaciones a comienzos de 2019 un hype masivo, principalmente por ser de Nolan, y luego por toda la intriga que genera su trama. Hasta hace nada, la única sinopsis que había disponible era que Tenet trataría sobre “un thriller ambientado en el mundo del espionaje internacional”, algo a lo que el primer trailer, liberado en diciembre, añadió algunos ingredientes más: la apariencia de que se jugará con el concepto mismo del tiempo, y que sus protagonistas tendrán que evitar de alguna forma un conflicto mundial sin precedentes.

Con Nolan al frente del barco, que ya ha jugado con conceptos tan crípticos como los sueños y la conciencia en Origen o la memoria y la mente misma en Memento, las teorías no tardaron en pulular por internet, algo que desgranaremos a su debido tiempo.

Pero volviendo al interés de Nolan por no retrasar ni un solo día su estreno, parece claro que un buen motivo puede ser que no se siga filtrando o especulando con la sorpresa que nos ha preparado. Algo así pasó hace ya una década con Origen, cuando consiguió mantener a salvo de spoilers el foco principal de la trama ante una audiencia que en los trailers veía a DiCaprio hablando de “robar una idea” entre ciudades que se plegaban y tipos arrojados a una bañera. O incluso en la trilogía de El Caballero Oscuro, donde Nolan también quiso que cualquier planteamiento se avanzara con sumo celo.

El propio leitmotiv de Origen puede servir también para ejemplificar otro de los aspectos que pueden hacer que Nolan esté tan empeñado en estrenar Tenet, y es conseguir que su impacto sea lo que recordemos, comentemos y perdure en nuestra memoria como la gran historia que fuimos a ver al cine tras estos meses tan duros. La duda, claro está, es cómo el público va a responder a la reapertura de cines tras algo así.

Todos los estudios, esperando a Tenet

Con varios estados de Estados Unidos, y países de Europa como España con fechas ya marcadas en sus calendarios para ir abriendo las salas, puede que, si todo va bien, la fecha de mediados de julio sea ya óptima para que el público acuda a las salas sin la desconfianza por el contagio que puede haber durante los primeros días.

Warner Bros.

O no. Lo que sí que parece claro es que el resto de grandes estudios están mirando a Waner y a Nolan para ver qué hacen. Especialmente Disney, que recalendarizó el estreno de Mulan solo para unos días después, el 24 de julio.

Las declaraciones que muchos directivos han dejado estos días en las presentaciones de resultados ratifican que todos miran a Tenet como el intrépido a seguir. Si se estrena sin retraso y se la pega, podrán tomar medidas. Si triunfa o incluso sale bien parado, todos tendrán vía libre.

A este respecto, el nuevo CEO de Disney, Bob Chapek, abordó sus preocupaciones en su respectiva presentación de resultados. “Vamos a tener una idea bastante buena sobre cómo está todo, porque hay una película importante que se estrena una semana antes de la nuestra”, dijo Chapek a los analistas en la llamada, refiriéndose a Tenet sin nombrarla mientras hablaba de Mulan.

Más cauteloso se mostró el propio CEO de AT&T -matriz de Waner-, John Stankey, quien debe calibrar bien el ímpetu de Nolan para llegar a la gran pantalla. El ejecutivo dijo a los analistas que no esperen que sea “una recuperación rápida” cuando se abran los cines, y agregó que WarnerMedia está explorando todas las opciones. “Creo que eso será algo que tendremos que ver”, dijo Stankey, “cómo está la confianza del público, no solo por ir al cine, sino en general por volver a salir a espacios públicos”.

Porque la encrucijada está ahí. Aunque se pueda estrenar en fecha, nadie garantiza a Warner u otro estudio que la película recaude en taquilla lo esperado. Quizá la COVID-19 provoque una época en la que los estrenos que superan los 800 o 1.000 millones sean mucho más escasos. Y eso, en una película como Tenet con más de 200 millones de presupuesto, puede ser un problema importante. Por cierto, si todo va bien, deberíamos ver un segundo trailer pronto.

Lo poco que se sigue sabiendo sobre de qué trata Tenet

Pero ahora metámonos en el agujero negro de hype que ha creado Nolan. Desde el inicio de su promoción su sinopsis oficial ha evolucionado poco. Al principio se remitía únicamente a “un thriller ambientado en el mundo del espionaje internacional”.

Con el estreno del trailer, y la convicción de que existe algún juego extraño con el tiempo, se empezó a hablar de que esta supuesta agencia de espionaje internacional tuviera la capacidad de viajar en el tiempo, quizá para evitar una Tercera Guerra Mundial. A partir de ahí, IMdB por ejemplo resume su argumento así:

“Una epopeya de acción que gira en torno al espionaje internacional, el viaje en el tiempo y la evolución. Posiblemente sobre un hombre tratando de evitar la Tercera Guerra Mundial a través del viaje en el tiempo y el renacimiento”

Sin embargo, estas hipótesis parecen estar en caída. El propio Robert Pattinson reconocía en una entrevista reciente en GQ que, aunque no podía hablar mucho, no iba de viajes en el tiempo, al menos explícitamente. “Mi personaje no es un viajero del tiempo. En realidad no hay viajes en el tiempo. Esa es, como mucho, la única cosa que estoy autorizado a decir”, aseguraba el intérprete.

Pero que no haya viajes en el tiempo como tal no implica que no se juegue con él. En el trailer vemos a los protagonistas conducir por una carretera que parece ir ‘hacia atrás en el tiempo’, y atravesar cristales rotos por balas que aún no se han disparado. Así, en Reddit, la casa de las teorías, está ganando fuerza en los últimos meses la idea de que, si bien los agentes de Pattinson y JDW no viajan en el tiempo, “el tiempo sí que viaja a través de ellos”.

Un reeditor lo ejemplificaba poniendo el ejemplo de la escena en la que parecen conducir marcha atrás por una autovía, cuando ven un accidente que se produce al revés en el tiempo. “En el trailer parece que Pattinson conduce hacia atrás para ir en contra del tiempo, pero en realidad son ellos los que están siendo impulsados por el tiempo hacia atrás”. En otras palabras, Pattinson no estaría conduciendo, sino que el coche va hacia atrás en el tiempo mientras ellos no pueden evitar su recorrido. Alguien o algo, en cualquier caso -sean los buenos o los malos- parece tener una posibilidad de manejar o de interactuar con el tiempo de forma distinta a la normal en la película.

El propio nombre de TENET, un palíndromo que se puede leer igual de un lado a otro, invita a pensar en esa visión del tiempo con dos sentidos que pueden recorrerse de igual forma.

Otras teorías hablan de que Tenet podría ser una secuela de Origen, o que compartirían un mundo compartido, algo que suena tan seductor como alocado, aunque en honor a la verdad, revisar las creatividades de los rótulos de trailer de Origen y de Tenet hoy en día, como una especie de agujas de reloj, da que pensar, al igual que la aparición de Michael Cane, quien por cierto, reconoció que no tiene ni idea de qué va la película.

La Guerra Fría Cuántica

Pero sin lugar a dudas lo que más luz ha aportado en los últimos días sobre el argumento de la película (y no es demasiado) es la sinopsis de un libro que servirá como complemento a la película, y que ya está disponible para encargar, titulado, Los secretos de Tenet: dentro de la Guerra Fría Cuántica de Nolan.

El concepto de Guerra Cuántica, como no, abre un melón interesante, y ya hay quien teoriza con que se trata de una especie de guerra entre estados no bélica – como la Guerra Fría original- en busca de la supercomputación cuántica, la cual de algún modo acabaría generando las extrañas cosas con el tiempo o con lo que sea que hemos podido ir viendo en el trailer.

La sinopsis oficial del libro, para acabar de calentarnos la cabeza, dice así:

Descubre los secretos de _Tenet_, de Christopher Nolan, con esta exclusiva mirada entre bastidores de la película más esperada de 2020.

Del director Christopher Nolan llega un alucinante thriller de espionaje tan único que el público se preguntará por sus complejidades en los próximos años. _The Secrets of Tenet_ lleva a los lectores a un viaje exclusivo a la obra maestra del control del tiempo de Nolan, ofreciendo una rara visión de todos los aspectos de su creación. Con comentarios exhaustivos del propio Nolan y de una serie de otros colaboradores clave -incluidos la productora Emma Thomas y el diseñador de producción Nathan Crowley-. _The Secrets of Tenet_ ofrece una clase magistral que pone al descubierto el proceso del director y su singular visión creativa. Ilustrado con imágenes detrás de las cámaras y un arte conceptual único, esta es la última exploración de una película que garantiza la permanencia de la imaginación en el futuro… y tal vez en el pasado.

Las respuestas, el 17 de julio en cines. O quizá no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *