Tiembla Turquía: ¿qué hay de cierto detrás del peine crecepelo de Xiaomi?

Tiembla Turquía: ¿qué hay de cierto detrás del peine crecepelo de Xiaomi?

El peine crecepelo de Xiaomi se basa en una técnica, llamada LLLLT, que usa luz láser para estimular el crecimiento del cabello.

Que Xiaomi se dedica a mucho más que la telefonía es algo que tenemos ya muy claro a estas alturas. Desde cepillos de dientes eléctricos hasta arroceras inteligentes, son muchos los dispositivos que esta compañía china ha ido lanzando al mercado durante los últimos años. Sin embargo, a pesar de su versatilidad demostrada, todavía tienen recursos para seguir sorprendiéndonos con productos como su reciente peine crecepelo.

En realidad, para quienes estén al día de los lanzamientos de la marca quizás no sea algo tan sorprendente. Con anterioridad ya habían puesto a la venta una gorra que también prometía estimular el crecimiento del cabello. No obstante, está claro que un peine con ese mismo fin es más cómodo de utilizar y, además, resulta apto para todos los gustos en lo que a moda se refiere.

Ahora bien, ¿realmente tendremos una frondosa melena si nos la cepillamos cada día con este maravilloso artilugio?

Luz roja y azul, el secreto del peine crecepelo de Xiaomi

El peine crecepelo de Xiaomi, fabricado en colaboración con la compañía china Youpin y comercializado por el equivalente a 56 euros, promete la obtención de resultados detectables en solo 16 semanas de uso frecuente.

Además, si todo se hace correctamente, en 30 semanas ya comenzarían incluso a aparecer nuevos folículos.

Esto se consigue gracias a una tecnología conocida como Low Level Laser Light Therapy (LLLLT), mediante la cual se utiliza una luz láser de baja potencia para estimular el crecimiento del cabello.

Concretamente, Xiaomi y Youpin han empleado dos fuentes de luz, una de 650 nanómetros, que se corresponde con el rojo en el espectro electromagnético, y otra de 415 nanómetros, correspondiente al azul.

Se emite gracias a un sensor que se activa cuando el peine se encuentra a menos de cinco centímetros del cabello. Además, vibra, para que la luz llegue a todos los rincones del cuero cabelludo.

El poder de la luz para el pelo

En 1967, el médico húngaro Endre Mester se encontraba realizando experimentos con ratones sobre los efectos del láser en el cáncer de piel cuando percibió algo muy curioso.

Se trataba del pelo de los roedores, que había empezado a crecer de forma acelerada después de que estos se expusieran a dicha luz. Fue así como descubrió la fotobiomodulación, una técnica basada en el papel de la luz para estimular la respiración celular, mediada por las mitocondrias. Esto aporta a las células un extra de energía y contribuye a que, en el caso del pelo, los folículos se regeneren y el cabello crezca más deprisa. Por eso, lleva años empleándose en clínicas de dermatología para el tratamiento de la alopecia androgénica.

Normalmente, se hace con ayuda de dispositivos complejos y costosos, manejados por profesionales. Sin embargo, con el tiempo se han desarrollado algunos aparatos portátiles, que pueden ser usados por el propio usuario, directamente en su casa.

El primero de estos aparatos fue aceptado para su comercialización por parte de la FDA en 2007, a pesar del escepticismo de muchos médicos. No obstante, con el tiempo han ido surgiendo otros muchos dispositivos parecidos.

Por eso, en 2018 un equipo de investigadores de dos universidades estadounidenses llevó a cabo una revisión de los estudios científicos publicados sobre ellos.

Solo unos pocos de los 13 aparatos que analizaron habían protagonizado estudios correctamente elaborados y revisados por pares.

Los dos más relevantes fueron LaserComb e i-Grow. El primero mostró facilitar un aumento de la densidad del cabello en 26 semanas después de su uso. En cuanto al segundo, propició un aumento del crecimiento capilar de un 35% en comparación con otros dispositivos sin luz, que se usaron como placebo.

Xiaomi

¿Puede compararse el peine crecepelo de Xiaomi con estos dispositivos?

En las conclusiones del estudio de 2018, sus autores señalan como principal hándicap que ninguno de los trabajos analizados iba más allá de las 26 semanas de uso.

Sin embargo, durante ese periodo sí que se habían analizado sus efectos de forma rigurosa. El peine crecepelo de Xiaomi usa un fundamento parecido. La luz roja actuaría estimulando el crecimiento del cabello, como ocurre con el resto de dispositivos de fotobiomodulación. La azul, en cambio, promete ayudar a eliminar la grasa del cuero cabelludo, facilitando también que el pelo crezca mejor.

Por lo tanto, sí que podría ser que este sea un dispositivo efectivo; aunque, a falta de estudios científicos específicos, debe tomarse con cautela. “Sin ver los datos que puede aportar un estudio científico, es difícil establecer un juicio apropiado sobre este dispositivo”, explica a Hipertextual el doctor Pablo Fonda, dermatólogo de la Academia Española de Dermatología y Venereología. “En general, se puede decir que los dispositivos LLLLT han demostrado en estudios experimentales que pueden mejorar el crecimiento del pelo, pero en la práctica los resultados son más discretos”.

Además, el experto añade que depende mucho de cada dispositivo, de los LED, las longitudes de onda que tenga y la energía que emita. Todo esto, a su vez, depende del tamaño del aparato, que en este caso es muy pequeño.

En definitiva, si este peine crecepelo funciona solo podría decirlo un estudio científico completo o, al menos, la experiencia de sus usuarios, una vez que haya pasado un tiempo adecuado de uso. Al menos, sabemos que hay evidencia científica detrás de su funcionamiento. Y eso es mucho más de lo que podemos decir de un gran número de dispositivos comercializados con fines similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *