La escena de ‘Jurassic Park’ que tiene mucha ficción y nada de ciencia

La escena de ‘Jurassic Park’ que tiene mucha ficción y nada de ciencia

Un estudio sobre la dieta de los velociraptores concluye que, probablemente, no cazaban en grupo como se muestra en las películas.

Cualquier fan de Jurassic Park recordará la famosa escena de la cocina, en la que un par de velociraptores se alían para cazar a los asustados nietos de John Hammond. Tanto esta como otras escenas, ya sea en la saga inicial o en la más reciente Jurassic World, apuntan a que estos dinosaurios tenían la costumbre de cazar en manada.

Sin embargo, muchos expertos han estado en desacuerdo con esta teoría, puesto que sus descendientes actuales, las aves, no tienen esta costumbre. Además, tampoco cazan así los cocodrilos, considerados como unos de sus parientes más similares. Ha sido un dilema durante años, pero ahora los científicos se encuentran más cerca de tener una respuesta.

Al menos eso es lo que piensan los científicos de la Universidad de Wisconsin responsables de un estudio, recién publicado en Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology; en el que, efectivamente, se concluye que cazaban como animales solitarios. Se suma así otro punto más a las incongruencias científicas de una película que, a pesar de todo, sigue siendo un clásico imperdible.

La clave está en comparar la alimentación

Por lo general, se sabe si un animal tiende a cazar en manda comparando la alimentación de los ejemplares de diferentes edades.

Si suelen capturar a sus presas en grupo, no habrá diferencias entre ambas. En cambio, si lo hacen por separado, los más jóvenes no podrán cazar víctimas de un tamaño tan elevado como el de las que capturan sus parientes mayores.

Por ejemplo, en el caso de los cocodrilos, las crías se alimentan de insectos y peces, mientras que los adultos pueden llegar a comer animales terrestres, como los walabíes en el caso de los que viven en agua dulce, en Australia.

En un principio se pensó que los velociraptores debían cazar en manada precisamente porque hay evidencias de que entre sus presas se encontraban animales mucho más grandes que ellos, como el Tenontosaurus tilletti. Este es un dinosaurio que podía llegar a medir hasta 8 metros de longitud y pesar 2.000 kilogramos. Por el contrario, los velociraptores no solían superar los 1,8 metros de longitud y los 15 kilogramos de masa. Ahora bien, ¿podemos decir con seguridad, en base a esto, que cazaran habitualmente en grupo?

Analizando los dientes de los velociraptores

Para estudiar la alimentación de especies extintas no queda otra opción que observar sus fósiles. Por eso, los autores de este estudio procedieron a analizar los isótopos de carbono-13 en los dientes de varios ejemplares del velociraptor Deinonychus antirrhopus.

El carbono entra en la cadena alimentaria de los animales mediante la fijación del CO2 de las plantas. No todas realizan la fotosíntesis del mismo modo. Según cómo lo hagan, se distinguen entre plantas C3 y C4, cuya “firma” se puede detectar con el paso del tiempo por la presencia de un tipo de átomos de carbono, conocidos como isótopos de carbono-13. Las plantas C3, que incluyen árboles, arbustos y herbáceas, tienen una composición mayor de C-13 que las C4, entre las que se encuentran los juncos y otras hierbas. Por eso, el análisis del esmalte de los dientes de los herbívoros permite saber cuál de los dos tipos de plantas es el mayoritario en su dieta. Además, el estudio de las piezas dentales de los carnívoros permite saber de qué herbívoros se solían alimentar.

En el caso de los velociraptores, los de individuos más pequeños mostraron estar más enriquecidos en C-13 que los de los grandes. Por lo tanto, al contrario de lo que se habría pensado inicialmente, su dieta no podía ser la misma.

Por otro lado, este estudio apoya otro, publicado en 2007, en el que se evidenciaba que un velociraptor había sido asesinado por otro, algo poco común en animales colaborativos.

En definitiva, puede que los guionistas de Jurassic Park no estuvieran en lo cierto al describir la escena de la cocina. Eso sí, lograron que a todos se nos quedara grabada en la retina. Dado que aún faltaba mucho para que se hiciera este hallazgo, no podemos más que perdonárselo y seguir disfrutando de la película.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *