El truco de los koalas para hidratarse que ya casi no pueden utilizar

El truco de los koalas para hidratarse que ya casi no pueden utilizar

Un nuevo estudio concluye que los koalas obtienen el agua lamiendo los troncos de los eucaliptos después de la lluvia, pero la sequía lo hace cada vez más difícil.

El cambio climático, los incendios forestales y las sequías que ya empiezan a registrarse en muchos puntos del mundo están obligando a un gran número de especies, como los koalas, a ingeniárselas para encontrar agua en los lugares más insospechados.

Estos simpáticos animales australianos, pasan buena parte de su vida abrazados a los troncos de los eucaliptos, que no solo les sirven como refugio, sino también como principal fuente de alimento. Por desgracia, no se puede beber en ellos. ¿O sí? Según el hallazgo reciente de un equipo de científicos de la Universidad de Sydney, en situaciones extremas, estos marsupiales tienen un as escondido bajo la manga. O sobre los troncos, según se mire.

Koalas sedientos buscándose la vida

Parece que ha pasado una eternidad desde que un gran número de incendios forestales arrasó con buena parte de los bosques australianos, acabando con muchos animales y dejando a otros sin un lugar donde vivir o alimentarse.

Los humanos nos hemos visto sacudidos por nuestro drama particular con la llegada del coronavirus. Sin embargo, no hace tanto tiempo que todo esto ocurrió. Entonces se hicieron virales las imágenes de varios koalas buscando desesperadamente un lugar donde beber, ya fuera “pidiendo” agua a los deportistas que pasaban por la zona o dejando la seguridad de los árboles para acercarse a bebederos situados sobre el suelo.

Hasta hace poco, se creía que la gran mayoría del agua que estos animales necesitan para vivir procede precisamente de las hojas de los eucaliptos de las que se alimentan. En el caso de los incendios, podría cuadrar que, al acabar el fuego con muchos de estos árboles, necesitaran buscar otras fuentes en las que hidratarse. No obstante, las conclusiones del estudio recién publicado en Ethology desmienten esta teoría.

Este trabajo es el resultado del análisis de los datos recogidos por un grupo de científicos y voluntarios, desde 2006 hasta 2019. Muchos de ellos habían logrado captar imágenes de koalas lamiendo insistentemente los troncos de los eucaliptos después de la lluvia, a veces a un ritmo muy constante, de unas dos lamidas por segundo. Se centran especialmente en las partes lisas de los troncos, en las que es más fácil recoger el agua depositada por las precipitaciones.

Lamentablemente, a medida que la sequía fue aumentando y los incendios sacudieron su hábitat, cada vez era más difícil para ellos seguir hidratándose de esta manera.

Cambio de costumbres a la fuerza

Fue entonces cuando las cámaras comenzaron a detectar un cambio en sus costumbres, al bajar a la superficie en busca de bebederos y fuentes. Es una hazaña necesaria para ellos, pero también incómoda, pues no están acostumbrados a tener que pasar más tiempo del conveniente fuera de sus refugios.

Por eso, este estudio termina haciendo referencia a la necesidad de colocar más estaciones de bebida directamente en los árboles, para que los koalas puedan refrescarse en estos tiempos de sequía en los que la posibilidad de lamer los troncos de los eucaliptos se hace cada vez menos frecuente.

Es curioso. Estos científicos han descubierto la forma en la que normalmente se hidratan los koalas justo en el momento en el que han dejado de poder acceder a ella. ¿Cuántas otras costumbres animales se habrán perdido antes de que los humanos hayamos llegado ni siquiera a ser conscientes de su existencia? Vale la pena reflexionar en ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *